Inteligencia Artificial en los negocios

Tecnología 18/01/2018 • 7 minutos
Compartir en:

Muchas veces cuando escuchamos las palabras “Inteligencia artificial” nos imaginamos escenas de películas futuristas como Terminator o Iron Man. O quizá te imaginas a un grupo de científicos en un laboratorio fabricando robots que caminan y hablan.


Lo que mucha gente no se detiene a pensar es que la Inteligencia Artificial es en realidad una área de estudio muy seria y amplia. Y  que hoy más que nunca se está volviendo de gran relevancia en todo tipo de disciplinas incluyendo los negocios.


Quizá ya habías escuchado que la capacidad de las computadoras se duplica cada 2 años. A esta regla se le conoce como la Ley de Moore y esta ley se ha cumplido desde que se construyó la primera computadora hasta el día de hoy. ¿Qué significa esto?, cualquier smartphone moderno tiene más capacidad computacional que las supercomputadoras usadas para enviar al hombre a la luna a finales de los 60s.

 

De la optimización a la automatización

Este incremento en la capacidad computacional está permitiendo que cualquier persona, con el conocimiento indicado, desarrolle aplicaciones y sistemas bastante avanzados con computadoras de uso cotidiano.

Una de las aplicaciones más comunes de los sistemas inteligentes es la automatización de la producción. Empresas con grandes volúmenes de producción tienden a hacer inversiones importantes en maquinaria y sistemas para así reducir costos y tiempos de entrega.

A pesar de que este tipo de soluciones son empleadas principalmente por empresas industriales, el uso de los sistemas inteligentes está pasando de ser únicamente para las tareas operativas a convertirse en un soporte para las tareas administrativas, de planeación e incluso de estrategia de negocios.

En años recientes los avances más importantes en tecnología aplicada a los negocios no han sido por mejoras en la capacidad de la maquinaria operativa, sino por el descubrimiento de nuevas formas de generar valor con los mismos recursos.

Los sistemas inteligentes pueden generar valor gracias a su capacidad de encontrar soluciones poco obvias usando datos duros. Las aplicaciones de la Inteligencia Artificial en los negocios son muy variadas y se ven limitadas por la falta de conocimiento de las herramientas, no  tanto por su dificultad técnica.

A continuación detallaré algunas de esas aplicaciones en las que usamos la inteligencia artificial sin siquiera darnos cuenta.

 

¿Creatividad Artificial?

Una de las principales limitaciones de las computadoras es que son cuadradas y objetivas, carecen de esa habilidad que tenemos los humanos de encontrar soluciones a problemas de forma imaginativa.

Si bien es cierto que una computadora por sí misma no es capaz de encontrar soluciones creativas, ni es capaz de crear algo sin supervisión humana, la combinación de habilidades entre los usuarios y las computadoras puede llevar a creaciones que ninguna de las dos partes hubiera logrado por su cuenta.

La idea bajo este principio se basa en que un experto (humano) le indica a una computadora cuales son las reglas y teorías básicas de su área de estudio: pueden ser negocios, ciencias e incluso arte. Entonces la computadora (usando estas reglas básicas) busca nuevas formas de combinar y aplicar estos conceptos y se los muestra de nuevo al experto para retroalimentarse y corregirse.

A este tipo de programas se les conoce como “Sistema Experto” y se ha aplicado en ciencias tan diversas como la química (tratando de predecir la estructura de la proteínas), la arquitectura (para diseñar nuevas estructuras de pilares y rascacielos que soporten las corrientes del viento) y en negocios se han usado para diseñar investigaciones de mercado e incluso para diseñar productos como muestra Malcolm Gladwell en su charla en TED.com

 

Jeopardy, Redes Sociales y Negocios

La primera evidencia importante de que la capacidad de una computadora se puede acaparar a la capacidad de un humano surgió en 1996 cuando IBM desarrollo una supercomputadora que jugaba ajedrez llamada “Deep Blue”. Esta computadora venció al campeón mundial de ajedrez Gary Kaspárov.

15 años después, ahora en el 2011, IBM desarrolló una computadora llamada “Watson” que es capaz de entender el lenguaje humano escrito (una tarea mucho más complicada de lo que parece). Los productores del programa estadounidense  de juegos de preguntas “Jeopardy” permitieron que Watson compitiera contra los 2 campeones del programa. Watson logró contestar la mayoría de las preguntas venciendo a los campeones actuales, esto sin estar conectado al internet y usando solo su base de datos fija y sus algoritmos.

IBM está poniendo a pruebas una aplicación de Watson orientada a los negocios llamada Watson Analytics. Esta aplicación, a través del análisis del contenido en redes sociales, enciclopedias en línea y bases de datos públicas es capaz de responder de manera acertada preguntas textuales de negocio tan variadas como “¿Dónde debo poner mi restaurante de mariscos?” o “¿Cuál es el mejor medio publicitario para vender casas?”.

 

El futuro cercano

La pregunta que nos debemos hacer no es cómo estos algoritmos cambiarán nuestra vida, sino cuánto. Todos los días usamos estos algoritmos sin siquiera darnos cuenta: ya sea que Facebook te muestre las publicaciones de amigos que de verdad te interesan o que Netflix te recomiende que película ver a continuación, o que el algoritmo de tu compañía de seguros decida si te debe autorizar una prima o no, son cosas que llegaron para quedarse.

El futuro de esta disciplina todavía es muy incierto ya que es muy difícil predecir cuál será el siguiente gran avance tecnológico, pero algo que es muy claro es que este tipo de sistemas se irán encargando cada vez más de las tareas repetitivas.

Con tareas repetitivas no me refiero sólo a las que requieren mano de obra, sino también a las tareas de operación y administrativas. Si un algoritmo es capaz de entender una línea de producción y optimizar un inventario, no serían tan necesarios no solo los operadores, sino tampoco los supervisores.

Si un sistema es capaz de entender el estado de tus finanzas y es capaz de asignar presupuestos y requerimientos de capital, no serán necesarios tantos analistas financieros en tu compañía.

Esta tecnología puede convertirse en un arma de dos filos: por un lado el poder hacer uso de este tipo de soluciones en la vida diaria (además de generar una mejora sustancial en la productividad económica y mejorar la calidad de vida en general) permitiría a las personas enfocarse en cosas más importantes como el desarrollo personal o en aprender habilidades de más alto nivel.

Por otro lado, también es posible que este tipo de herramientas creen una brecha social aún más grande, donde no sólo la diferencia entre las labores técnicas y no técnicas sea mucho más marcada, sino que lleguen a crear una barrera intelectual donde una persona que no tiene conocimientos en un área específica no sólo compita con expertos humanos, sino que también compita contra sistemas expertos que ya están programados para trabajar y solucionar problemas en áreas cada vez más específicas.

Sólo el tiempo dirá en cuál de las dos situaciones nos veremos en un futuro no muy lejano.

 

¿Cómo empezar a usar la inteligencia artificial en mi negocio?

Si bien es cierto que para desarrollar este tipo de herramientas se requiere de conocimiento especializado, lo más recomendable es empezar a poner en práctica las soluciones más pequeñas a problemas específicos de negocio.

Ya que gran parte del éxito de este tipo de sistemas reside en que sean monitoreados por un experto en el área de negocios, lo mejor sería desarrollar talentos dentro de la empresa para que así estos nuevos talentos vayan aprendiendo el funcionamiento de estos sistemas inteligentes sin dejar de tomar en cuenta la aplicación a las necesidades de negocio.

Si no tienes a un Ingeniero en Sistemas entre tus empleados (o solo lo tienes reparando computadoras), te sorprenderás al descubrir el tipo de soluciones que puede dar a tus problemas de negocio si le das una oportunidad.

Con una consulta en línea buscando cursos gratuitos de “Machine Learning” o “Aprendizaje automático” estarás dando el primer paso para crear  sistemas inteligentes en tu misma empresa.

Escrito por nuestro Director de General en MKTi.

Compartir en:
  1. MKTi
  2. Blog
  3. Tecnología